Faltas de asistencia y retrasos

La escolarización, un derecho y una obligación

FALTAS DE ASISTENCIA

 

En caso de no haber podido acudido al centro por fuerza mayor, el alumno, en un plazo máximo de dos días después de reincorporarse al Centro deberá aportar una justificación para enseñarla al profesorado de las materias a las que no pudo asistir y entregarla luego al tutor para su custodia.

La falta de asistencia injustificada al centro así como la puntualidad en la asistencia a clase está tipificada en la normativa como incumplimiento del deber de estudiar que todo alumno/a tiene y, por consiguiente, como falta contraria a las normas de convivencia. La acumulación de faltas de asistencia injustificadas de un alumno/a conllevará la puesta en conocimiento de la situación a los Servicios Sociales para su intervención.

RETRASOS

 

La Normativa de Derechos y Deberes del alumnado establece que los retrasos injustificados se considerarán como conductas contrarias a las normas de convivencia y su acumulación y reiteración como conductas gravemente perjudiciales para la convivencia del Centro. Ante la falta reiterada de puntualidad del alumnado, sin menoscabo de su derecho y deber de asistir a clase, el profesorado hará constar dichos retrasos en el registro diario de faltas de asistencia del aula que se establezca para ello; el tutor/a podrá apercibir por escrito al alumno/a comunicándole el hecho debidamente a sus tutores legales.

 

MODELO PARA JUSTIFICACIÓN DE FALTAS DE ASISTENCIA (PDF)